La corporación: ¿Institución o psicópatas?

Documental financiero

La corporación (The Corporation), titulado en España Corporaciones. ¿Instituciones o psicópatas?, es un documental canadiense de 2003 sobre la corporación multinacional moderna. A partir de la constatación de que las empresas modernas, amparadas por el estatus de personas jurídicas, han ido adquiriendo derechos propios de los seres humanos personas físicas, el documental analiza la conducta social de las empresas a través de diversos ejemplos, y utilizando los criterios psiquiátricos con los que un psiquiatra evaluaría la conducta y la salud mental de un individuo cualquiera.

La evaluación de la «personalidad» de la persona jurídica que es la corporación, a partir de los criterios del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV), establece un paralelismo entre la conducta de la corporación moderna con ánimo de lucro y el comportamiento de un psicópata clínicamente diagnosticado. Las prácticas corporativas examinadas encajan con los síntomas que el DSM-IV considera definitorios de la psicopatía, atestiguado por el doctor Robert D. Hare, especialista de renombre en el campo de la psicología criminal:

  • Despiadada desconsideración por los sentimientos de los otros.
  • Incapacidad para mantener relaciones prolongadas.
  • Despreocupación imprudente por la seguridad de otros.
  • Falsedad: mentir y engañar repetidamente a otros para lucrarse.
  • Incapacidad de sentir culpa.
  • Incapacidad de acatar las normas sociales y los límites legales de conducta.

El documental muestra el desarrollo de la sociedad anónima contemporánea, desde una entidad legal que originó como una institución del gobierno con funciones públicas específicas, hasta el alcance de una institución comercial moderna titulada con la mayoría de los derechos legales de una persona. Un tema es su evaluación como una «personalidad», como resultado de un caso en 1886 en la Corte Suprema de los Estados Unidos en donde una declaración del juez presidente Morrison R. White considera las corporaciones como «personas» con los mismos derechos que los seres humanos, basado en la Decimocuarta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. La declaración de la película se efectúa a través de los diagnósticos críticos en la DSM-IV; Robert Hare, un profesor de Psicología de la Universidad de Columbia Británica y un consultante para el FBI, comparó el perfil de sociedades anónimas lucrativas contemporáneas al de un psicópata diagnosticado clínicamente. El documental se concentra mayormente en las corporaciones de América del Norte, especialmente las de los Estados Unidos.

La película está en secciones explicativas y critica las prácticas empresariales de negocios. Se establece un paralelismo entre la manera sistemática en la que en las corporaciones son obligados a comportarse y los síntomas de DSM-IV para la psicopatía. Por ejemplo, desprecio por los sentimientos de otras personas, la incapacidad de mantener las relaciones duraderas, temerario desprecio por la seguridad de los demás, mentir por lucro, la incapacidad de experimentar culpa y la falta de conformidad a las normas sociales y el respeto de la ley.

Los temas tratados incluye el Complot de la Casa Blanca, donde en 1933, el general Smedley Butler expuso un presunto argumento corporativa en contra del entonces Presidente de los Estados Unidos Franklin Roosevelt; la tragedia de los comunes; la advertencia de Dwight D. Eisenhower sobre el levantamiento militar-industrial; las externalidades económicas; la supresión de históricas noticias de investigaciones sobre la Hormona de Crecimiento Bovina en estaciones de televisión afiliadas a Fox News; la creación de la gaseosa Fanta por The Coca-Cola Company debido al embargo comercial en la Alemania Nazi; el supuesto papel de IBM en el holocausto nazi; la Guerra del Agua de 2000 animado por la privatización del abastecimiento de agua municipal de Bolivia por Bechtel Corporation; y temas generales de la responsabilidad social corporativa, la noción de la responsabilidad limitada, la corporación como un psicópata, y la corporación como una persona.

Tomad posición en vuestro sillón, preparad las palomitas y ¡a disfrutadlo!

Si te ha gustado este artículo, por favor enlázalo, no lo copies. También puedes premiar el esfuerzo que ponemos en cada uno de ellos pinchando en todos los botones de Twitter, Facebook, Google y Menéame para ayudarnos a difundirlo y seguir creciendo.

Menéame
Si quieres ser el primero en leer todos nuestros próximos artículos, puedes suscribirte de manera gratuita y sencilla a nuestro canal RSS.Suscríbete a nuestro RSS