El póquer y sus lecciones a la hora de invertir

póquer

Muchos de los hombres más famosos de Wall Street cuentan que el póquer es uno de sus pasatiempos favoritos. David Einhorn, Steve Cohen, Steve Schonfeld y Carl Ichan se encuentran entre el grupo de los principales inversores, que también pasan a ser jugadores de cartas.

Muchas personas piensan que el póquer es un juego de suerte y que el que reparte las cartas juega el papel más importante en la determinación del destino de los jugadores. Sin embargo, la evidencia apunta a lo contrario.

En la “World Series of Poker 2010”, Steven Levitt de Freakonimics, junto con Thomas J. Miles, realizaron un estudio sobre la correlación entre el nivel de habilidad de un jugador y su ROI (return of investment). Los dos economistas encontraron que los jugadores expertos promediaron un 30% de ganancias, mientras que todos los demás en promediaron un 15% de pérdidas. Esto sugiere que el póquer no es un juego de suerte, sino, más bien, una prueba de habilidad.

De hecho, firmas de Wall Street como Toro Trading creen que las habilidades en el póquer son transferibles a la cotización y han incorporado el póquer en su programa de entrenamiento.

En este artículo hemos querido recopilar una lista de verdades del póquer que pueden ser consejos útiles para mejorar en nuestras inversiones.

Verdades del póquer y consejos útiles para mejorar como inversor

Necesitas conocer tu propia estrategia

El gestor de hedge funds renombrado (y jugador de póquer) David Einhorn dio un nuevo discurso en 2006 sobre los diferentes tipos de jugadores de póquer y cómo sus estrategias se traducen a la inversión:

“Suelta a tipos agresivos y jugarán muchas manos (en casi cualquier juego de cartas) y tratarán de ganar un montón de pequeños botes. Son los traders de intradía de las mesas de póquer. Otros juegan cualquier As o cualquier Rey o dos cartas altas… Yo les compararía con aquellos que operan en exceso sólo posiciones largas en índices. Luego están las rocas. Estas personas se sientan a esperar manos ganadoras (parejas de cartas altas o un As, un Rey…) ¿Podría ser esto en lo que se está convirtiendo Berkshire Hathaway?”

Al igual que diferentes inversores tienen sus propias estrategias, diferentes jugadores de póquer juegan de manera muy diferente. Algunos son realistas y se basan en las matemáticas como Chris Ferguson, mientras que otros son más emocionales, como Gus Hansen.

La parte más importante: identificar tu estrategia para evitar la tentación de “perderte”.

Debemos mantener las emociones bajo control

Daniel Negreanu, uno de los mejores jugadores de póquer del mundo, ha dicho que “tener estabilidad emocional y control emocional es la clave tanto para invertir como para el póquer.”

A menudo, los jugadores de póquer que tienen algo de mala suerte, reaccionan “subiendo el nivel” y terminan jugando de forma demasiado agresiva, debido a la ira y el resto de las emociones, y esto les cuesta muy caro.

De la misma manera, la eliminación de la inversión emocional es una buena manera de asegurarse que estamos maximizando nuestra rentabilidad y así evitaremos los “pozos de dinero”.

Tienes que gestionar bien tus fichas

En el póquer es suficiente con una cierta cantidad de fichas en la mesa. En Texas Hold ‘Em, puedes recuperar tu dinero antes de perderlo todo con un par de cuatros frente a dos cartas mejores y ser uno de los favoritos para ganar, pero el resultado es poco más que una moneda al aire. Ese no es un buen lugar para apostar una gran parte de tu dinero.

Para los inversores, esto quiere decir que la diversificación de la cartera (el equivalente en el póquer a jugar varias manos al mismo tiempo en la mesa) es de suma importancia.

Tienes que conocer la relación riesgo /beneficio de cada jugada antes de entrar

Los jugadores de póquer experimentados conocen la probabilidad de que una buena carta llegue en cualquier momento durante la mano. Su conocimiento de esa probabilidad les permite apostar basándose en el valor esperado (EV) de su mano. Del mismo modo, la mayoría de los inversores asignan el valor a los activos basándose en los modelos que proyectan en el crecimiento futuro y en los flujos del precio.

Seamos selectivos. La mayoría de las veces sólo podremos abandonar

Los mejores jugadores de póquer del mundo abandonan más del 90% de las veces en las manos iniciales que reciben. Del mismo modo, el inversor no debe necesariamente comprar una participación en todas las empresas que investiga, sino más bien debemos discriminar cuidadosamente entre las opciones y esperar a las mejores oportunidades para generar ganancias. No juegues con basura, al final sólo te hará daño.

Asuntos de posición

En el póquer, la posición en la mesa determina de quién estás ganando y perdiendo fichas. Si todo es correcto, eres más propenso a ganar fichas del jugador que se sienta a tu derecha y perder fichas con el jugador de tu izquierda, que tiene la ventaja de actuar después de ti.

En el mercado, tu posición en la vida debería desempeñar un papel en la selección de activos. Si eres una persona mayor que escoge acciones de alto dividendo para un ingreso estable, o un trabajador de mediana edad con parte de tus ingresos en fondos de inversión, la razón de por qué estás en el mercado debería reflejarse en la elección que haces de los activos.

Observe a otras personas, no su consejo

Después de un golpe de fracasos en el Texas Hold ‘Em es un momento ideal para recoger información de tus oponentes. Tal vez podría instintivamente echar un vistazo a sus fichas, un signo de fortaleza, o escuchar con nostalgia sus consejos, lo que sugiere lo contrario.

A menos que seas un inversor muy experimentado, se está mejor servido tratando de recoger lo que los expertos opinan acerca de los movimientos del mercado, en lugar de tratar de interpretar los movimientos de las acciones por tu cuenta. Ya sea en la mesa de póquer o en la Bolsa de Nueva York, no pierdas la oportunidad de recoger nuevos conocimientos.

Cortar rápidamente las pérdidas

En el mercado y en la mesa, vender o doblar, después de que ya has invertido dinero o fichas, es admitir la derrota. Pero aferrarse a una acción que está en caída libre o querer la última apuesta para ver la mano de tu oponente es simplemente tirar el dinero y el dinero ahorrado es lo mismo que el dinero ganado.

El mercado puede continuar cayendo, demasiado…

Hemos hablado de que controlar tus emociones es la clave del éxito, tanto en el póquer como en las inversiones. También hay un lado negativo: puedes tener ventaja sobre los demás de la mesa que estén jugando a perder y sobre los inversores del mercado que invierten irracionalmente.

Considere la posibilidad de salida a bolsa de Twitter. Muchas personas valoraron a cada usuario como una contribución de 100 dólares cada uno al valor de mercado de la empresa, y la firma recibió una intensa atención de los medios de comunicación. La CNN describió el frenesí de la compra como “sólo un juego”. Durante esos momentos de psicosis del mercado de masas, existe la posibilidad de generar un gran rendimiento al apostar contra la casa.

Sea paciente

Como se describe en la película Rounders, un jugador de póquer profesional genera un rendimiento medio por hora de una ciega grande, que es equivalente a la apuesta mínima. Un mejor rendimiento que este sugiere que el jugador está involucrado en demasiadas manos, y está listo para una corrección.

Del mismo modo, cualquier inversor que busca duplicar su dinero de la noche a la mañana terminará perdiendo.

¡Conozca el juego!

Las mesas de póquer se comen tus ganancias. Asimismo, las comisiones cobradas por los intermediarios de inversión reducen el rendimiento de un inversor.

La lección final: estar en la mesa de juego o en el mercado lleva costes asociados.

Cuidado con los engaños

Mientras estás en la mesa de póquer, tus contrincantes intentarán constantemente engañarte con demostraciones de fuerza y debilidad fingida. Los mejores jugadores de póquer leen el lenguaje corporal para evitar los faroles que les haga tirar sus fichas.

El engaño también es frecuente en los mercados. Algunas casas de análisis suelen utilizar una técnica conocida como “hacer invertir la mesa” en la que estratégicamente filtran a los medios buenas perspectivas sobre una empresa de la que les interesa vender su posición. El fin no es otro que vender al precio más alto posible una posición que ya no les interesa.

No haga caso de muestras pequeñas…

Los inversores podemos reaccionar de forma exagerada a la volatilidad de las bolsas y, a menudo, tomar malas decisiones basadas en los movimientos de las acciones a corto plazo. Los inversores inteligentes basan sus decisiones en las tendencias del mercado, no en los titulares.

En la mesa de póquer, un «pez» puede ganar en un día determinado. Pero como dijo Mike McDermott en Rounders, “¿Por qué crees que los cinco mismos chicos llegan a la mesa final de la World Series of Poker cada año? ¿Acaso son los chicos más afortunados en Las Vegas?”

Soy una gran creyente de la idea de que gran parte de las inversiones consisten, en realidad, en mantener la actitud mental correcta. De esta manera, puedes analizar objetivamente lo que estás haciendo. Entender una analogía con una actividad popular puede hacernos entender algunas verdades. En este caso los buenos jugadores de póquer tienen mucho que enseñar a los inversores.

Si te ha gustado este artículo, por favor enlázalo, no lo copies. También puedes premiar el esfuerzo que ponemos en cada uno de ellos pinchando en todos los botones de Twitter, Facebook, Google y Menéame para ayudarnos a difundirlo y seguir creciendo.

Menéame
Si quieres ser el primero en leer todos nuestros próximos artículos, puedes suscribirte de manera gratuita y sencilla a nuestro canal RSS.Suscríbete a nuestro RSS