Kondratieff : ¿Hasta cuándo nos acompañará el terrible invierno?

Invierno de Kondratieff

Es muy complicado, por no decir prácticamente imposible, informar sobre la duración exacta de los ciclos de largo plazo en la economía y la bolsa. Pero en la entrada de hoy quería dar salida a la pregunta de “hasta cuándo debemos convivir con este ciclo tan difícil que nos acompaña” y explicar el escenario con mayor probabilidad de cumplirse y para el que debemos estar preparados. Para ello, como siempre debemos de recurrir a la historia, pero antes permitirme que explique a los recién llegados qué son y cómo funcionan los ciclos de largo plazo de Kondratieff.

Los ciclos de Kondratieff

Nikolai D. Kondratieff (1892-1938) fue un famoso economista ruso. Fundador del Instituto de Coyuntura de Moscú (1920), es autor de “Los grandes ciclos de la vida económica” (1932), obra en la que señala la existencia, en la economía, de oscilaciones periódicas largas, conocidas con el nombre de «ciclo largo» o «ciclo de Kondrátiev». A mí, personalmente, me tiene fascinado cómo esta interpretación tan “sencilla” de la economía se ajusta tan bien a la realidad décadas después de la muerte de su autor. Kondratieff puso de relieve ciclos de una longitud de entre 50 a 70 años, que se pueden resumir en cuatro fases:
1-. Primavera de Kondratieff
Un tiempo marcado por la expansión económica. Los ahorros están en niveles bastante altos, y los tipos de interés son bajos. Las acciones y los bienes raíces son las inversiones de mayor éxito.

La primavera más reciente: 1949-1966. Otras primaveras anteriores: 1794-1800, 1844-1858, 1896-1907.

2-.Verano de Kondratieff

Una época marcada por la alta inflación, altos tipos de interés y por la volatilidad. Productos básicos, oro, y bienes raíces funcionan muy bien durante esta fase.

El verano más reciente: 1966-1982. Otros veranos anteriores: 1800-1816, 1858-1864, 1907-1920.

3-. Otoño de Kondratieff

La etapa más feliz del K-Cycle. Las inversiones en activos financieros, como las acciones y los bonos, siempre son las que mejor comportamiento registran. El otoño se caracteriza por las burbujas especulativas en acciones, bonos, bienes raíces y objetos de colección. Por otro lado, oro, plata y productos básicos sufren un colapso. El otoño se caracteriza también por un deterioro grave en el ahorro, y un aumento peligroso y temerario de la deuda. Los desequilibrios se acumulan hasta el punto en que no puede continuar.

El otoño más reciente: 1982-2000. Otros otoños anteriores: 1816-1835, 1864-1874, 1920-1929.

4-. Invierno de Kondratieff

Los excesos de la locura del otoño se purgan o se limpian. El resultado final es una recesión deflacionaria o una depresión. La deuda es repudiada por bancos y empresas. Por lo general, suele producirse alguna crisis bancaria, quiebras, un aumento de las ejecuciones hipotecarias, al igual que un descontento social masivo. Durante el invierno de Kondratieff, el oro y la liquidez son la mejor inversión. Ser propietario de acciones de empresas mineras que producen oro es sabio durante esta fase invernal.

El invierno más reciente: 2000 -? Otros inviernos anteriores: 1835-1844, 1875-1896, 1929-1949.

 

Diagrama resumen de los ciclos de Kondratieffciclos de kondratieff

Como he dicho anteriormente, la longitud de un ciclo completo, que contenga todas las estaciones, ronda entre los 50 y 70 años, y por eso se considera un ciclo vitalicio. La mayoría de la gente lo experimenta una sola vez a lo largo de su vida, y esto explica por qué cada generación no está preparada para cada fase del ciclo, puesto que nunca lo ha visto antes.
Para dar respuesta a la posible duración del actual invierno de Kondratieff estudiaremos la duración media histórica de los ciclos intermedios (estaciones) dentro del ciclo de largo plazo completo, y a través de ellas conseguir analogías, que si bien no nos darán una fecha exacta, sí que podemos usar como aproximación de cara a obtener una respuesta. Lo primero que debemos saber es la duración media de las estaciones, algo que os dejo representado a continuación:
Estaciones de kondratieff
Como vemos, el invierno ha sido históricamente la estación más larga, empleando una media de 16,6 años para purgar los excesos de los otoños. Haciendo una cuenta sencilla podríamos deducir que si el invierno empezó en el 2000 y le sumamos la media, podríamos irnos poco más allá de 2016, pero estos cálculos no son del todo correctos y os voy a explicar por qué.
Si nos centramos en el último ciclo completo nos damos cuenta de que la última primavera tuvo una duración de 17 años (1949-1966 un 41% más que la media histórica), el último verano vivido entre 1966-1982 tuvo una duración de 16 años (25,5% más que la media histórica) y el último otoño se prolongó durante 18 años (1982-2000 un 28% más que la media histórica). ¿Qué nos dice esto? Que estamos viviendo unas estaciones intermedias más longevas en este último ciclo de largo plazo. Las causas pueden ser diversas, entre las que se encuentra la mayor implementación de medidas contra cíclicas en el último siglo, lo que lleva a suavizar la volatilidad pero alargar los movimientos.
Realmente las razones nos importan poco, pero para llegar a nuestro objetivo (saber la duración de este invierno) sí que tendremos en cuenta el hecho de que en este ciclo las estaciones están siendo alrededor de un 31,5% más largas de lo habitual, por lo que es bastante probable que el ciclo invernal que habitualmente tiene una duración de 16,6 años se alargue más allá de los 20 años, acompañándonos con sus terribles consecuencias más allá de 2020.

Si te ha gustado este artículo, por favor enlázalo, no lo copies. También puedes premiar el esfuerzo que ponemos en cada uno de ellos pinchando en todos los botones de Twitter, Facebook, Google y Menéame para ayudarnos a difundirlo y seguir creciendo.

Menéame
Si quieres ser el primero en leer todos nuestros próximos artículos, puedes suscribirte de manera gratuita y sencilla a nuestro canal RSS.Suscríbete a nuestro RSS