Patrones de continuidad de tendencia: Triángulos

Triángulos como patrones de continuidad

Los patrones de continuidad reflejan la posibilidad de una continuación en la tendencia vigente en el mercado, y ser capaces de reconocerlos nos ayudará en nuestra operativa de trading. Muchas veces oímos que el dinero está en la tendencia. El disponer de patrones específicos para determinar la dirección futura del mercado será fundamental para intentar sacar el máximo beneficio de nuestras operaciones.

Los patrones de continuidad se forman por regla general durante un descanso de la fuerza del mercado dominante, sea la oferta o la demanda, generando un movimiento lateral del precio para posteriormente retomar el movimiento en la misma dirección de la tendencia que precedía a la formación de la figura técnica.

Una diferencia importante de los patrones de continuidad frente a los patrones de cambio es su duración en el tiempo. Los patrones de cambio necesitan algo más de tiempo para formarse y representan cambios mayores en la tendencia. La duración de los patrones de continuidad puede ser más corta y, aunque son bastantes comunes,  algunas veces son poco fiables.

Los triángulos

Los triángulos son generalmente patrones de continuidad, aunque en ocasiones actúan como patrones de cambio. El requisito mínimo para que se forme un triángulo es que haya como mínimo cuatro puntos: dos para la línea inferior y otros dos para la superior.

Los patrones de continuidad triangulares se pueden dividir en tres categorías dependiendo de su forma, y aunque esta tiene su transcendencia, lo realmente importante es la dirección en que se mueve el mercado cuando el precio rompe la formación triangular.

Triángulo simétrico

El triángulo simétrico se forma cuando el mercado hace mínimos más altos y máximos más bajos y se asocia comúnmente con los mercados sin rumbo, pues la contracción del rango del mercado, indica que ni los toros ni los osos tienen el control.

Muestra dos líneas convergentes, la superior descendente (formada por los máximos)  y la inferior ascendente (formada por los mínimos). La línea vertical a la izquierda, que mide la altura del patrón, se denomina «base» y el punto de intersección de las dos rectas a la derecha, «vértice». El patrón de continuidad se completa cuando se rompe el triángulo ya sea la línea de soporte marcada por los mínimos o la línea de resistencia formada por los máximos.

El triángulo simétrico es una formación neutral y no puede denominarse patrón de continuidad como tal, ya que la dirección de la ruptura es la que da el pronóstico del próximo movimiento del mercado. Si este patrón se forma en una tendencia alcista, entonces se considera un patrón de continuidad si el mercado rompe al alza y un patrón de cambio de tendencia si el mercado rompe a la baja. Del mismo modo, si se forma en una tendencia bajista se le considera un patrón de continuidad si el mercado rompe a la baja y un patrón de cambio de tendencia si el mercado rompe al alza.

En el siguiente gráfico podemos ver una tendencia bajista  y después de la pausa a la que invita el triángulo se retoma la tendencia.

Triángulo simétrico

A medida que avanza el tiempo y el triángulo simétrico se va formando, el rango se contrae y el volumen, normalmente, tiende a disminuir.

Para estimar el precio al que se llegará tras la ruptura del triángulo simétrico se pueden utilizar dos métodos. El primero es medir la distancia mayor entre las dos líneas que forman el triángulo y aplicarla a la ruptura. El segundo método consiste en dibujar una línea paralela a la línea inferior del triángulo en caso de ruptura alcista, y una línea paralela a la línea superior en caso de ruptura bajista. Esta nueva línea marcará un posible objetivo.

Triángulo ascendente

El triángulo ascendente se forma cuando el mercado hace mínimos más altos y máximos del mismo nivel. Estos patrones de continuidad se ven normalmente en una tendencia alcista e indican que los toros tratan de tomar el control corriendo hacia la línea de resistencia superior del patrón. Sin embargo, si aparece en una tendencia bajista, puede actuar como una señal de cambio de tendencia.

La línea de soporte ascendente formada por los mínimos, nos indica que los vendedores están comenzando a salir del activo. La línea horizontal superior formada por los máximos, representa una resistencia que impide que el precio suba de un cierto nivel. Por regla general, mientras la formación del triángulo se desarrolla, la presión de los compradores aumenta hasta que termina por romper la resistencia al alza, dando al triángulo ascendente su naturaleza de patrón de continuidad alcista.

En el siguiente gráfico podemos ver un triángulo ascendente dentro de un mercado alcista.

Triángulo ascendente

A medida que el triángulo se va formando el volumen va, por lo general, disminuyendo. Cuando se produce la ruptura alcista debería haber un aumento de volumen que confirma dicha ruptura. Esta confirmación por el volumen no es estrictamente necesaria pero da mayor fuerza a la señal.

Triángulo descendente

El triángulo descendente se forma cuando el mercado hace máximos más bajos y mínimos del mismo nivel. Estos patrones se ven normalmente en una tendencia bajista y se muestran como patrones de continuidad, donde los osos tratan de tomar el control llegando hasta la línea de soporte del patrón. Sin embargo, si aparece en una tendencia alcista, puede actuar como una señal de cambio de tendencia.

La línea inferior horizontal formada por los mínimos representa la demanda que impide al instrumento analizado bajar de un cierto nivel y actúa como soporte. A pesar de que el precio no consiga bajar de este nivel, los máximos son sucesivamente menores, lo que indica un aumento de la presión vendedora, lo que hace que este patrón tenga connotaciones bajistas. El patrón se completa y confirma cuando el precio rompe con fuerza la línea horizontal de soporte.

En el siguiente gráfico podemos ver un triángulo descendente dentro de un mercado bajista.

Triángulo descendente

A medida que el patrón se va formando, el volumen normalmente disminuye. Cuando se produce la ruptura bajista, el volumen, en un patrón ideal, debe aumentar. No obstante, el incremento de volumen durante la ruptura no es completamente necesario.

Si te ha gustado este artículo, por favor enlázalo, no lo copies. También puedes premiar el esfuerzo que ponemos en cada uno de ellos pinchando en todos los botones de Twitter, Facebook, Google y Menéame para ayudarnos a difundirlo y seguir creciendo.

Menéame
Si quieres ser el primero en leer todos nuestros próximos artículos, puedes suscribirte de manera gratuita y sencilla a nuestro canal RSS.Suscríbete a nuestro RSS