Gap: conociendo sus peligros y bondades

La importancia del gap en la bolsa

La mayoría de los nuevos inversores que se topan con un gap por primera vez, piensan que se trata de algún error de su broker, porque desconocen que el “Océano Bursátil” en el que nos movemos tiene sus mareas, tormentas, olas y corrientes. En la Bolsa, como en el mar, debemos tener en cuenta estos movimientos a la hora de sumergirnos en ella, porque aunque nosotros necesitemos dormir, descansar y desconectar, el mercado continúa su movimiento las 24 horas al día, los 365 días del año. ¡No se toma vacaciones! Y lo que hoy es un día soleado y tranquilo, mañana se transforma en una auténtica cocina del infierno, donde los pececitos, si no tienen cuidado y no se protegen, son devorados por los grandes tiburones sin miramientos.

¿Qué es un «gap»?

Un gap es un hueco existente en el gráfico entre dos velas consecutivas, es decir si hablamos de un gap bajista sería el hueco entre el mínimo del día anterior y el máximo del día siguiente. La palabra «hueco» se refiere a la distancia que se deja en el gráfico diario, el espacio vacío que queda sin cubrir por el precio. Estos huecos pueden ser hacia arriba o hacia abajo y se dan en mayor o menor medida en todos los valores del mercado. Son muy golosos, ya que si sabemos aprovecharlos harán que arañemos dinero al mercado, pero si no sabemos también harán que tengamos unas pérdidas considerables al inicio de la sesión. Para no dejarnos engañar por falsos mitos vamos a aprender qué los causa, por qué son importantes y cuáles son sus peligros.

Gap bajista en BMW

 

Veamos un ejemplo. Las acciones de BMW cierran su cotización en la bolsa de Frankfurt a las 17.30 horas a 67,20€. Nosotros hemos comprado el valor ese mismo día confiando en un doble suelo que lleve la precio más allá de los 80€. Como queremos ajustar el stop loss para poder destinar más dinero a la operación, lo colocamos en el mínimo del día de compra, a 65,51€. Pero no habíamos contado con que las acciones se negocian en el mercado fuera de horas. Al día siguiente a las 9 de la mañana empieza a cotizar a 64,63€. Durante ese día, el valor recupera algo de terreno perdido, pero no llega a alcanzar el precio del mínimo del día anterior, formando el gap. Evidentemente nosotros ya estamos fuera del mercado, aunque nuestra sorpresa es que aunque nuestro stop loss está a 65,51€, nuestro broker habrá lanzado la orden y vendido a precio de apertura, es decir, a 64,63€.  Un 1,5% más de pérdidas de lo que habíamos calculado… y ese 1,5% puede significar bastante dinero cuando hablamos de un stop loss ceñido.

¿Qué hace que se produzca un gap?

Por lo general, son impulsados por una noticia ya sea buena o mala. Acciones individuales que crean un gap hacia arriba o hacia abajo debido a este tipo de noticias como publicación de resultados, reparto de dividendos, actualizaciones y degradaciones de los analistas, presentación de un nuevo producto, accidente importante que afecta al futuro de la compañía, rumores, mensajes en los foros de personas clave en la empresa o comentando la compra / venta de las acciones de la empresa. También influyen las noticias sobre economía (comunicados de BCE, de Agencias de Rating, de FED) o política, o acontecimientos que afectan a la estabilidad mundial (11-S, 11-M, tsunamis, huracanes, etc.).

El resultado de cualquiera de estos hechos es una importante presión compradora o vendedora en la pre-apertura del día siguiente y esto hará que la acción abra a un precio diferente de donde cerró, generando el gap.

¿Por qué son importantes los gaps?

Hay un dicho en la bolsa que afirma que los gaps se cierran, más tarde o más temprano pero se cierran. De hecho existen inversores y sistemas de autotrading que intentan hacer dinero aprovechándose de este patrón de comportamiento de los mercados.

Pero hay que tener cuidado, porque esto en los mercados laterales se suele cumplir, pero en los mercados con fuerte tendencia no tiene porqué ser verdad. Sin embargo, aunque no siempre se cierren, suelen darnos algunas pistas sobre la posible (que no probable) evolución de los precios. A los mercados no les gusta dejar huecos por el camino y salvo que se trate de un hueco de fuga (al alza o a la baja) se suelen rellenar. Es decir, los gaps tienen una importancia vital a la hora de tomar decisiones en toda operativa, puesto que nos dan mucha información de cómo se ha comportado el mercado y, lo que es más importante, lo que en un futuro no muy lejano podría hacer.

Entender las históricas tendencias naturales del mercado puede ayudarte a realizar un sistema inversor ganador, así como ayudarte a evitar los perdedores. Las noticias son el ruido. No te preocupes por las noticias financieras o económicas que causaron el gap. Sólo se agregará una confusión innecesaria, ¡nos centraremos en los gráficos! Con el mercado de valores vale la pena ser selectivo. Por lo tanto, en caso de duda, lo que debemos hacer es sentarnos y esperar. No podemos salir a navegar en plena tormenta, esperaremos a que las corrientes vayan a nuestro favor.

Es importante tener un plan, seguir sus reglas, y NO dejarnos llevar por las emociones que nos causa el ruido del mercado. En esBolsa queremos ayudarte en tu formación como inversor y por eso es una de nuestras metas principales, ¡así que no dudes en exponer tus dudas!

Si te ha gustado este artículo, por favor enlázalo, no lo copies. También puedes premiar el esfuerzo que ponemos en cada uno de ellos pinchando en todos los botones de Twitter, Facebook, Google y Menéame para ayudarnos a difundirlo y seguir creciendo.

Menéame
Si quieres ser el primero en leer todos nuestros próximos artículos, puedes suscribirte de manera gratuita y sencilla a nuestro canal RSS.Suscríbete a nuestro RSS