250

Toros y osos: alcistas vs bajistas en Wall Street

Todos los que nos movemos en el mundo bursátil hemos oído hablar de toros y osos, dos poderosos símbolos animales que se emplean para describir las tendencias en los mercados financieros. En Wall Street los toros y osos se encuentran en lucha constante y hablan de bull (toro) y de bear (oso) para referirse, respectivamente, al ambiente alcista y bajista. La duración de la tendencia es la clave.

El sentimiento general del mercado se decanta unas veces hacia el optimismo y se conoce como toros a los inversores que son optimistas sobre el futuro del mercado; y otras veces el sentimiento del mercado se decanta hacia el pesimismo y los que tienen un enfoque más conservador para invertir y/o son bajistas se les conoce como osos.

Así que si estamos en un ambiente de toros quiere decir que los inversores reconocen que este mercado es potente, que puede responder ante los posibles problemas a largo plazo y además es rentable. El ambiente de los osos representa un mercado con peligrosas caídas de la confianza de los inversores, pero que es muy complicado hasta que el oso se cansa y se tranquiliza, con lo que el mercado se sitúa bajista.

Pensad en la naturaleza perezosa del oso y el carácter enérgico y fornido del toro. Bull simboliza la carga hacia adelante con excesiva confianza, mientras que bear simboliza la preparación para el invierno y la hibernación. Pero ¿cómo terminaron las figuras de los toros y osos asociadas con el mundo financiero? En realidad nadie sabe el origen exacto de estos términos relacionados con el mercado de valores, pero os voy a contar algunas curiosas teorías:

  • Los cazadores de osos, dada la gran demanda existente, vendían la piel antes de cazar al oso, (al igual que se hace en las posiciones cortas), con la esperanza de que el precio fuera a la baja desde que la vendían hasta que la entregaban; de ahí el término de “oso” para aquel que abre posiciones pensando que el mercado va a bajar. Aunque se remonta al siglo XVII en el proverbio que no era prudente “vender la piel del oso antes de haber cogido el oso”, en el siglo XVIII el término “piel de oso” se redujo a “mercado bajista” y se aplicó a las acciones que se venden por un especulador.
  • Casi al mismo tiempo el término “toro” hizo su debut y originalmente se refería a una compra especulativa de las acciones en la expectativa de que se elevaría. El primer uso registrado del término se remonta a 1714. El Diccionario Inglés Oxford cita un uso en 1891 del “Bull Market” a largo plazo. El diccionario etimológico relaciona la palabra “toro” a “inflarse, hincharse” y data su connotación del mercado de valores para 1714.
  • En la Inglaterra Isabelina se organizaban extraños combates para entretener al público en los que se ponían a luchar entre sí a un toro contra un oso y se hacían apuestas. De esta lucha del oso contra el toro derivó el término de toros para aquellos que consideran que el mercado va a subir, por simple contraposición al oso en sus batallas circenses. Es la misma historia que durante la fiebre del oro de California, los toros y osos eran arrojados a un ring para pelear como entretenimiento para los mineros. Los modernos mineros actuales son un grupo de corredores de bolsa y profesionales de los servicios financieros.
  • Los toros atacan de abajo a arriba usando sus cuernos, de ahí que se use para tendencias alcistas. Por el contrario los osos atacan con sus zarpas de arriba a abajo, con lo que se usa el término para tendencias bajistas.
  • También dicen que se trata de la postura que tienen estos animales cuando están a cuatro patas: el cuello de los toros tiene un ángulo hacia arriba y el cuello de los osos se inclina hacia abajo.
  • Los toros y osos en términos del mercado de valores se hicieron de uso común entre los financieros en 1720 durante un escándalo financiero conocido como la “Burbuja de los Mares del Sur”, que giraba en torno a un plan de inversión especulativo de la Compañía de Mares del Sur.
  • Sin embargo, otra teoría es que un mercado bajista se refiere a la naturaleza competitiva de dos familias de banqueros famosos: Barings (como en el Barings Bank) y las Bulstrodes.

Al describir el comportamiento del mercado financiero, al grupo de participantes en el parqué se les llama a menudo, metafóricamente, como el rebaño. Esto es especialmente relevante para los participantes en los mercados alcistas ya que los toros son animales de pastoreo. Un mercado alcista también se describe a veces como una corrida de toros.

Y ya que estamos metidos en este zoo debemos saber que los toros y osos no son los únicos animales que residen en Wall Street. También están los cerdos: un apelativo poco cariñoso referido a los pequeños inversores. Millones de ellos fueron “enviados al matadero” a finales de 2008, durante la crisis de las subprime, las famosas hipotecas basura. Por los parqués circula un dicho: “los toros hacen dinero y los osos hacen dinero, pero los cerdos van al matadero”. Mucha gente que ha perdido su dinero en los mercados financieros, independientemente de que fuesen alcistas o bajistas, se siente identificada con la sensación de haber sido vapuleada por un poderoso animal.

Toros y osos suelen medirse en años. El mercado de más larga duración de toro fue el que comenzó en 1982 y terminó en 2000. El Dow Jones subió desde un mínimo de 800 a un máximo de 10.000.

Toros y osos: alcistas vs bajistas

Particularmente sangriento y muy conocido fue el mercado de oso, mercado bajista, que asoló los EE.UU.: la Gran Depresión. El Dow Jones perdió cerca del 90% de su valor durante los primeros tres años de este período.

Toros y osos: alcistas vs bajistas

No existe un método seguro para predecir los mercados de toros y osos. De lo que estoy segura es de que, con el tiempo, todo mercado bajista termina y los mercados se recuperan, pero también de que todo mercado alcista termina cayendo. Invertir siempre implica riesgos.

Si te ha gustado este artículo, por favor enlázalo, no lo copies. También puedes premiar el esfuerzo que ponemos en cada uno de ellos pinchando en todos los botones de Twitter, Facebook, Google y Menéame para ayudarnos a difundirlo y seguir creciendo.

Menéame
Si quieres ser el primero en leer todos nuestros próximos artículos, puedes suscribirte de manera gratuita y sencilla a nuestro canal RSS.Suscríbete a nuestro RSS