250

Stop loss: importantes en nuestras inversiones

Disfrutando de unos días de vacaciones he tenido el placer de conocer a un grupo de personas que se autodenominan “pequeños inversores”. Mientras nos contábamos “batallas” financieras descubrí con asombro ¡que no utilizaban el stop loss!, es más, ¡algunos hasta desconocían qué eran los stops! ¿Quién en su sano juicio anda descalzo en un suelo lleno de cristales rotos? ¿Quién sube el Himalaya sin el equipo adecuado? ¿Quién compite en una carrera de coches sin ponerse el cinturón de seguridad? Entonces ¿por qué inviertes sin poner un stop a tu operación? Su respuesta me dejó atónita: ¡porque sólo soy un pequeño inversor!

Aquí os dejo un par de anécdotas que mis nuevos amigos “pequeños inversores” me contaron y que, con su permiso, veremos qué les hubiese pasado con estas operaciones si hubiesen tenido colocados sus correspondientes stops loss:

Caso número 1: Compré Telefónica a 13,50 y empezó a subir hasta que se puso en 15,96. Pero me esperé a que siguiese subiendo y… ¡ahora mantengo Telefónica aunque está a 10,4€! me la quiero quitar de encima aunque sé que perderé, pero… ¿y si sube?

Ausencia de stop loss en telefónica

Caso número 2: Compré Grifols a 12 y fui viendo cómo subía hasta que lo vendí a 15. ¡Le saqué una buena plusvalía! Actualmente está a 23, pero tuve miedo de que me pasase como con las “punto com”.

Ausencia de stop loss en Grifols

Bien, primero voy a intentar explicar qué son, para qué sirven, dónde situarlos y cómo utilizar los stops loss, tanto para los que tienen una cartera de millones de euros como para los que tienen una cartera más modesta.

¿Qué es un stop loss?

Siempre que entres en el mercado debes tener un plan de escape para las operaciones que no funcionan como nosotros esperábamos y la forma de proteger nuestro capital es con los stops de pérdidas o stop loss. Los stop loss son órdenes de compra o venta (dependiendo de la dirección en la que estemos operando) de un valor, que se ejecutan automáticamente cuando el precio rebasa un cierto límite fijado. En definitiva, es una orden que le das a tu broker para que cancele tu posición si las cosas se ponen feas.

¿Para qué sirve un stop loss?

Tener colocada una orden stop loss te dará tranquilidad y seguridad y es el primer paso para un buen control del riesgo. Así, si el precio se mueve en tu contra, tus pérdidas serán pequeñas y controladas. Si lo que buscas es sacarle un poco de partido a tus ahorros sin complicarte la vida, entonces debes poner el stop loss, ya que éste puede darte grandes alegrías y evitarte muchas ruinas. Un trader no puede controlar lo que ganará con la próxima operación, sin embargo, lo que sí puede es establecer una cantidad máxima que está dispuesto a perder con ella, ¡para esto sirve un stop loss!

¿Dónde situar el stop loss? ¿Cómo moverlo?

¡He aquí el quid de la cuestión! Y como una imagen vale más que mil palabras, aquí tenéis un vídeo donde Ricardo González explica detalladamente dónde situarlos y cómo moverlos.

 Veamos ahora qué hubiese pasado con los dos casos de los que hemos hablado al principio si hubiesen tenido su correspondiente stop loss:

Caso número 1: Al comprar Telefónica le hubiésemos puesto su correspondiente stop como hemos visto en el video. Mientras el valor subía nosotros habríamos hecho las oportunas correcciones del stop. Cuando el valor cayó de golpe… ¡nosotros estaríamos fuera disfrutando de nuestras plusvalías! Aunque en este caso puede que no fuese mucho, pero por lo menos no habríamos perdido.

Stop loss en telefónica

Caso número 2: Al comprar Grifols a 12€ le hubiésemos puesto su correspondiente stop loss. Mientras el valor siguiese con su tendencia al alza, nosotros hubiésemos ido moviendo su stop siempre por encima de esos 12€. Cuando superó los 14€ hubiésemos mantenido y actualmente sería un valor que mantendríamos en cartera ¡por que está a 23€!, pero ya estaríamos protegiendo parte de los beneficios. Al fin y al cabo, en cualquier momento el precio puede darse la vuelta y quitarnos todo lo que habíamos ganado (como pasó con Telefónica). Si el valor cae, nosotros saldremos fuera y recogeremos beneficios… ¡más beneficios de los que se recogieron a 15€!

Stop loss en Grifols

¿Veis la diferencia? Como podéis comprobar las dos operaciones nos hubiesen reportado beneficios y no nos quedaríamos con valores en cartera que den cero rentabilidad a nuestro dinero o incluso pérdidas. Y no debemos mantener valores en cartera “por si suben” ¡No nos “casamos” con las acciones ni con las empresas! ¿Acaso no buscamos rentabilizar nuestro dinero? ¡Hay que dejar correr las ganancias y cortar las pérdidas!

Tras leer y ver lo expuesto, espero que ahora los “pequeños y grandes inversores” salgáis al parqué financiero con “el cinturón del stop loss” puesto.

Si te ha gustado este artículo, por favor enlázalo, no lo copies. También puedes premiar el esfuerzo que ponemos en cada uno de ellos pinchando en todos los botones de Twitter, Facebook, Google y Menéame para ayudarnos a difundirlo y seguir creciendo.

Menéame
Si quieres ser el primero en leer todos nuestros próximos artículos, puedes suscribirte de manera gratuita y sencilla a nuestro canal RSS.Suscríbete a nuestro RSS