250

Psicohistoria: Comprendiendo a Alemania (II)

La solución al problema alemán de los años 20 procedió de Estados Unidos, ya que necesitaba que Alemania pagase sus deudas de reparación de guerra a los aliados, para que a su vez Estados Unidos pudiese cobrar de estos países aliados las deudas que tenían contraídas con Estados Unidos. Por tanto no era una cuestión de solidaridad con Alemania, era mas bien una visión egoísta para poder cobrar el dinero prestado a los países europeos.

De esta forma se estableció el plan Dawes en 1924, que reducía y flexibilizaba significativamente la deuda contraída y establecía importantes créditos a Alemania para que pudiese hacer frente al pago de dicha deuda. Al mismo tiempo que establecía una fecha (1925) para la devolución de la cuenca industrial del Ruhr, y la admisión de Alemania como miembro de la Sociedad de Naciones.

Todo esto, junto al clima económico positivo procedente de Estados Unidos, permitió que Alemania mejorase económicamente a partir de 1924 y pudiese ir pagando sus deudas. Los anos veinte fueron positivos para todos, se produjo una oleada de optimismo y la extensión del capitalismo.

Las similitudes con la situación actual de Europa en 2012 son evidentes: existen unos países con deuda que tienen problemas para pagar. Si no pagan su deuda, los bancos de los países acreedores sufrirán graves pérdidas. Por ello se procede a realizar ‘quitas’ (reducciones de deuda), flexibilización de dicha deuda y se intenta mantener a los países en el engranaje económico internacional para que su economía pueda producir lo suficiente como para pagar. Pero claro, siempre y cuando dichos países vayan cumpliendo con el aligeramiento de sus gastos para que puedan pagar lo que deben.

“Incumplimientos del objetivo de déficit en Europa desde 1995″
Fuente: droblo.com

En la actualidad el eje Alemania-Francia, que son quienes realmente están liderando Europa, llegaron a un acuerdo para ayudar a los países conocidos como PIIGS (Portugal, Italia, Irlanda, Grecia, España), que rememoraba aquella ayuda recibida por los alemanes en los años 20. El Merkosy trataba de ayudar a estos países inyectándoles dinero del BCE y FMI a cambio, y sólo a cambio, de una reducción de gasto efectiva y un cambio por escrito del límite de déficit público en la constitución. Nótese la insistencia de Alemania en no poner dinero del BCE si no se repartía el riesgo con otros (FMI).

Angela Merkel sabe que la solución está en mantener la prosperidad del conjunto de la Unión Europea (si hay unión hay riqueza), pero no quiere hacerlo a cualquier precio, por eso la política que está siguiendo es la del palo y la zanahoria. Quiere ayudar a los países endeudados a cambio de que cambien sus hábitos de endeudamiento. Desde luego Alemania no tiene la culpa de que otros gobiernos hayan gastado lo que no tienen.

Al pertenecer al euro todos los países son equivalentes, pero no iguales, ya que no todos pueden ser igualmente competitivos. Las diferencias se establecerán entonces por medio de la devaluación de los salarios y el incremento del desempleo. Ésto para los países endeudados supondrá un empeoramiento sustancial de las condiciones de vida de sus ciudadanos, así como una corrección vía empleo y vía salarios, puesto que la vía de la devaluación de moneda ya no es posible utilizarla.

A día de hoy permanecemos anclados en esta encrucijada: no se cubre la deuda de los países periféricos porque Alemania no quiere correr con este riesgo, pero al mismo tiempo se les inyecta liquidez o se compra deuda de forma camuflada a través de préstamos del BCE a los bancos nacionales, para que estos países puedan ir tirando y puedan ir reduciendo su déficit y las causas estructurales que han creado el déficit, manteníendoles dentro de la zona euro.

Esta encrucijada comienza a despuntar sus soluciones: por un lado el incremento del paro y el empobrecimiento de la población provoca violencia, cambios políticos y por otro lado ya no se puede alargar más el problema, el tiempo se está acabando, y se comienza a pensar ya en la salida ordenada de la zona euro de los países incumplidores. Pero esta solución asusta, ya que se ha hecho pública la deuda que tienen los gobiernos de la eurozona con Grecia y suma 300.000 millones de euros. Pero, esto, estimados lectores, será ya el tema del siguiente capítulo.

 

Informe realizado por: Honorio Bueno (23-mayo-2012)

"Incumplimientos del objetivo de déficit en Europa desde 1995"
Fuente: droblo.com

Si te ha gustado este artículo, por favor enlázalo, no lo copies. También puedes premiar el esfuerzo que ponemos en cada uno de ellos pinchando en todos los botones de Twitter, Facebook, Google y Menéame para ayudarnos a difundirlo y seguir creciendo.

Menéame
Si quieres ser el primero en leer todos nuestros próximos artículos, puedes suscribirte de manera gratuita y sencilla a nuestro canal RSS.Suscríbete a nuestro RSS